Elemento fuego

Aries, Leo y Sagitario, los pasionales

La gente de Fuego -fuente de luz y de vida- se expresa con un estilo llamativo y vital, y son quienes aportan pasión y alegría a la gran melodía humana. Su estilo dramático e histriónico llama la atención. Cálidos y calentones son expresivos, creativos y expansivos. Sinceros y luminosos, muestran el camino, dan dirección y sentido, son corajudos y avasallantes.

El Fuego necesita iluminar, aclarar y mostrarse genuino para conmover y purificar a su entorno. Su fogosa vitalidad los vuelve pasionales, alegres y festivos, pero también demasiado frontales e impacientes. Tal como el Fuego, van hacia arriba, necesitan ascender, crecer, mejorar y expandir horizontes. El Fuego en permanente combustión los lleva a ser espontáneos y cambiantes y a dispersarse en irracionales deseos.

El Fuego es demandante, necesita de otros para seguir vivo y en su ciclotímica pasión puede mutar de cálida vitalidad primaveral a arrasante, abrazador e incontrolable fuego incendiario.

Tu carta del día es…

Ocho de oro…

Te encuentras muy bien encaminado y, gracias a tu perseverancia, obtendrás lo que tanto deseas. Esta carta sugiere relaciones de pareja estables, en las que ambos aportan y unen esfuerzos para concretar planes a futuro. Representa un amor bello y sincero que no debe descuidarse, de ahí lo trascendente de no bajar la guardia y seguir esforzándose. En lo que tiene que ver con el trabajo, podría darse un estancamiento que surge a raíz de que el individuo ya no se siente motivado y deja de estar a la altura de lo que se le pide.