Solsticio de invierno solsticio de verano

Solsticio de invierno y verano, el espíritu de la navidad llega a la tierra

…Conozcamos para empezar cual es el origen de la palabra «Solsticio»

Origen de la palabra Solsticio

El origen de la palabra “Solsticio” se deriva del latín Sol, ‘Sol’, y “Sístere” (‘permanecer quieto’) y esto se corresponde con el instante en que la posición del Sol en el Cielo se encuentra a la mayor distancia angular negativa del Ecuador celeste.

El significado estacional del Solsticio de Invierno se manifiesta en la reversión de la tendencia al alargamiento de la duración de las noches y al acortamiento de las horas diurnas., por lo tanto, el día del Solsticio, será el día más corto y la noche más larga, todo esto a la inversa en el hemisferio sur.

El día del Solsticio nos viene marcado con siguiente combinación numérica: 21+12+2022:12: 3

El número 3 está vinculado con el Arcano del Tarot que le corresponde es el Arcano de la Emperatriz, una energía femenina, asociada también a la abundancia, al poder, a la maternidad.

La palabra “Invierno” tiene un significado subjetivo, puesto que no tiene un principio o mitad que esté científicamente establecido; sin embargo, en el caso del Solsticio de Invierno, es posible calcular con exactitud el segundo en el que ocurre, aunque en teoría el Solsticio de Invierno solo dura un instante, este término también se usa normalmente para referirse a las 24 horas del día en que tiene lugar.

El significado o interpretación de este evento ha variado en las distintas culturas del mundo, pero la mayoría de ellas lo reconoce como un período de renovación y renacimiento, que conlleva festivales, ferias, reuniones, rituales u otras celebraciones

Para antiguas culturas denominadas “paganas”, entre ellas las más conocida, los celtas, pero también todos los pueblos escandinavos y nórdicos, como los vikingos, y antigua y ancestral cultura maya, los Solsticios, y sobre todo el de Invierno eran un acto que celebraban de muchas formas.

Os hago unos pequeños recordatorios de que energías se mueven ya a nivel astrológico, dos días después del día del Solsticio, tendremos una Luna Nueva en el signo de Capricornio, a modo de sincronismo, recordar que este año lo iniciamos también con una Luna Nueva en el mismo signo de Capricornio y que esta próxima Luna Nueva será la última Luna Nueva de este año y que cae en el mismo signo y ciclo Lunar, el día 22, el Sol, Astro Rey, fuente de vida hace su ingreso anual en el signo de Tierra de Capricornio representado por una cabra y del cual os recuerdo es el signo regente del planeta Saturno, conocido espiritualmente como el “Señor del Karma”

Desde tiempos antiguos, civilizaciones y culturas antiguas, le han dado mucha importancia y poder a todo lo relacionado con el firmamento, el cosmos, las estrellas, las lunas, los ciclos naturales, los eclipses y los Solsticios, y alrededor de todos estos fenómenos, habían realizado desde predicciones antiguas, pasando por rituales, haciendo fiestas y terminando con celebraciones…por eso expondremos dos visiones totalmente diferentes pero a la vez correlacionadas con el evento del Solsticio de Invierno.

En primer lugar los mayas, cultura importante en esta humanidad con un gran aporte en muchas áreas de la vida, sus huellas aún se encuentran presentes actualmente, con sus famosas pirámides en honor a sus Dioses, y a las energías solares y lunares, para los mayas al igual que para otras culturas, los Solsticios, sobre todo el de Invierno, eran importantes, realizaron hace ya miles de años, su más que famosa y nombrada predicción del fin del mundo…cuando en realidad lo que los Mayas predijeron siguiendo las estrellas, fue un cambio de Era, que se produjo en el año 2011, cuando se dejó atrás la Era de Piscis, para entrar en la Era de Acuario, en la cual nos encontramos ahora.

Para terminar y como no podía ser de otra forma, tenemos a la gran cultura celta, y sus bases espirituales, para los celtas, los Solsticios, representaban un punto importante, como un punto y final, para tener un punto nuevo de partida dentro de los ciclos naturales de la vida y de la Tierra, pues ya sabeis que ellos estaban muy vinculados con los ciclos naturales y las estaciones, y en el Solsticio de Invierno realizaban grandes celebraciones, para dar la bienvenida no solo a una estación que ellos nombraban como «Yule», lo que nosotros llamamos “Navidad”.

Los celtas tenían entre otras muchas, la fuerte creencia, muy arraigada en ellos que el día del Solsticio juntamente con las energías de cambio de estación, entraba en la atmósfera terrestre la energía del «Espíritu de la Navidad«, que es energía benefactora, una energía de altas vibraciones de luz y de amor que desciende desde altos planos de luz en el Universo Divino, y que durante estos días y hasta llegar al día y sobre todo a la noche del día 24, Noche de Navidad, esta energía, portadora de luz, de amor, de paz, de felicidad, de buenos deseos y augurios, descendía desde el Universo Divino, y viajaba por todo el mundo dejando a su paso, una estela de su energía..

En los tiempos actuales, la creencia de que el Espíritu de la Navidad entra en contacto con todo el planeta llegando de una forma mágica, excepcional, amorosa a todos los lugares, hogares y personas de esta Humanidad, está aún vigente, y se le da el nombre en algunos lugares de el «Ángel de la Navidad”.

Pero como las energías no son visibles a los ojos físicos, pero si las podemos sentir en nuestro interior, y sobre todo en nuestros corazones, para que esta energía de bien nos alcance, nos visite y deje en nuestro hogar y en nuestro interior su fuerza, hay que no solo creer en su existencia, si que la hemos de invitar a que nos visite. Que a que entre en nuestros hogares. Y que deje no solo en ellos su luz, sino que llegue a nuestros corazones…

Por todo esto y por ello, los celtas, guiados por sus sacerdotes (los druidas), que eran realmente magos, indicaban a los habitantes de pueblos y aldeas que unos días antes de que sucediera el Solsticio, adornaran sus casas, sus cabañas, las aldeas mismas con todo aquello que tuvieran a mano, y que fuera de la naturaleza, (de ahí proviene la tradición de adornar las casas, las ciudades y pueblos en Navidad), los celtas utilizaban básicamente elementos de la Madre Tierra, como ramas de pino o abeto, brezo, troncos de árboles, muérdago, una planta considerada mágica por los druidas, hogueras, y velas, sobre todo muchas velas, como muestra de la luz que ha de venir en Navidad, pues el significado Espiritual del Solsticio de Invierno es la victoria de la luz sobre la oscuridad, del día que de poco a poco va ganando terreno a la noche, del bien sobre el mal…y una vez tenían sus hogares llenos de adornos, la tarde/ noche del Solsticio abrían todas las puertas y ventanas de sus casas, hogares, cabañas para no solo dar la bienvenida sino para dejar entrar y acoger con el corazón al Espíritu de la Navidad…para que esa energía entrara en sus hogares, y lo más importantes, se manifestará en sus corazones…

En los tiempos actuales, aquellos que sientan querer hacer este Ritual de Magia y acogimiento a la energía del Espíritu de la Navidad, pueden también hacerlo, preparando su hogar con velas, inciensos, muérdago, troncos, y todo aquello que crean, que cuando el Sol se oculte en el día del Solsticio, abran las puertas(si es posible hacerlo) y sino las ventanas y dejen que el aire entre, que tengan encendidas velas para dar la bienvenida al Espíritu de la Navidad, que lo aclamen o lo llamen mentalmente desde el corazón, para que sus energías de amor y luz, visiten el hogar y dejen en él y en nosotros su energía positiva, mágica y de luz..

Al Espíritu de la Navidad cuando se le acoge y se le da entrada en nuestros hogares, se le pueden realizar peticiones, peticiones que deben ser realizadas con el corazón, y como ya sabeis no solo para nosotros y nuestras familias, sino siempre se debe intentar incluir una petición o una intención hacia los demás, hacia el planeta o hacia la humanidad, pues aquello que deseamos de corazón a los demás a nosotros vuelve como por efecto boomerang por la Ley Universal del Dar y Recibir, pero antes de pedir, siempre debemos agradecer, pues estoy más que segura, que todos nosotros, y nuestras vidas diarias, tenemos cosas infinitas para agradecer..

La más importante es estar vivos, estar sanos, tener salud, tener fuerzas, tener conocimientos, tener una casa y un hogar, tener personas que nos aman y nos llevan en el corazón, que se preocupan por nosotros, que todos los días podemos ver la luz de un nuevo día, que cada día podemos comer…pues tristemente en nuestros tiempos y en esta humanidad actual, hay personas que no tienen la fortuna que nosotros tenemos en nuestro día a día y que a veces todos, no valoramos porque lo damos ya como por echo…, que las personas que nos rodean, familias, hijos, amigos especiales, estén también igual de bien que nosotros, pues el agradecimiento como dice Osho, es la “memoria del corazón”

Como todos los actos mágicos, los rituales y todo lo que tenga que ver con fuerzas y energías que no son visibles con los ojos físicos, sino con los ojos del alma y del corazón, si se realiza, hay que realizarlo con dos fuerzas poderosas como son la Fe y la certeza absoluta de que nuestras acciones si tendrán un eco.

A nivel espiritual, en el día del Solsticio, el velo entre este mundo físico y las dimensiones superiores también es más delgado y podemos aprovechar las energías galácticas y los reinos angelicales con mayor facilidad, y que después del día del Solsticio, cuando el Espíritu de la Navidad ya se encuentre en la atmósfera terrestre…abramos nuestras almas para el tiempo que ha de venir… para la luz que ha de llegar en la noche de Navidad. Christmas is coming…el Espíritu Crístico ya viene.

¡Feliz Solsticio!

Hasta el próximo artículo en este vuestro rincón del Blog de Códigos Sagrados de Agesta

Con Infinito Amor y Agradecimiento Silvia.

Te invito a que me sigas en mi perfil de Instagram silviareyl